martes, 24 de abril de 2007

Marco Referencial

  • Bahia de Panamá

En la ciudad de Panamá, cerca de 300 mil personas viven en casas cuyas descargas de los sanitarios y del resto de aguas servidas que genera un hogar van a dar a desagües improvisados que llegan a zanjas o quebradas y, de allí, a los ríos de la ciudad.

Las tuberías de los barrios residenciales también arrojan las aguas servidas a los ríos. Algunas industrias y restaurantes, los grandes centros comerciales y un buen número de elegantes edificios arrojan sin cesar sus desperdicios –sin ninguna clase de tratamiento para disminuir la contaminación a esos mismos ríos. Gracias a semejante concierto de descarga de aguas negras, cada río y quebrada de la ciudad es una cloaca a cielo abierto. Y al final, todos los días, los ríos y las tuberías cumplen fielmente su tarea: arrojan las aguas residuales a la bahía de Panamá.



El proyecto es en esencia recolectar, transportar y tratar las aguas negras, la ejecución incluye instalar tuberías (llamadas redes sanitarias) a las que se conectarán los desagües sanitarios de las casas de las comunidades, en algunos sectores de la ciudad se mejorarán o rehabilitarán las colectoras existentes para ampliar su capacidad de transportar las aguas negras de los barrios residenciales. Se instalarán tuberías más grandes (llamadas colectoras) que correrán paralelas a los ríos, para recolectar las aguas que las redes sanitarias, actuales y futuras, vierten a ellos. De ese modo, las aguas negras no caerán más a los ríos. Es decir, en esa área de la ciudad, en la que viven aproximadamente 800 mil personas, tendremos un alcantarillado que funcionará bajo normas de calidad adecuadas.

Todas las tuberías estarán conectadas a un sistema que combinará la fuerza de gravedad y la impulsión para transportar las aguas negras. En un tramo, las aguas correrán por un túnel y en otro, se utilizarán estaciones de bombeo. Finalmente, las aguas llegarán a una planta de tratamiento que se construirá en Juan Díaz y, de allí, se verterán al mar sin causar contaminación, así se permitirá la recuperación de la bahía. El costo total de la obra se ha fijado en 365 millones de balboas.


  • Colapso del colector Marcavelica en Perú:

La ciudad de Lima-Perú, se enfrento al problema de derrame de aguas servidas en la Av. Marcavelica como consecuencia del colapso del colector que pasa por el lugar. En el cruce de las avenidas, la cantidad de aguas servidas es mucho mayor al que puede tolerar, tornando la zona insoportable para los moradores de las casas aledañas.



Una de las soluciones planteadas fue la de usar en forma restringida el servicio de agua, para no recargar el sistema de alcantarillado mientras se trata de normalizar el servicio en esta zona con los trabajos de rehabilitación del colector.

Víctor Ponce Zerteño, gerente general de la empresa EPS GRAU, dijo que solamente se cambiarán los tubos en las zonas dañadas del colector. La ruptura de los tubos se da porque el dren se encuentra atorado a consecuencia de la tierra acumulada por las averías anteriores. A esto se suma la alta presión de aguas servidas que soporta el colector.